domingo, 17 de febrero de 2013

miércoles, 13 de junio de 2012

Clenbuterol + Orlistat + Levotiroxina = Mi elixir de adelgazamiento

Estaba desesperada...el hipotiroidismo me tiene jodida, no me deja bajar de peso fácilmente...extraño mis 45 kilos ♥...

Un día de esos depresivos me puse a buscar medicamentos para adelgazar y descubrí que el clenbuterol aumenta la termogénesis del cuerpo y la obliga a quemar la grasa acumulada. Además es anorexígeno. Busqué y busqué que medicamento aquí en Colombia tenía ese compuesto y descubrí el Spiropent: Un simple jarabe para el asma que sabe muy bien.




Los testimonios de Xenical también me motivaron...su componente principal es Orlistat..pero como es tan caro busque si había algún genérico y tuve suerte: Orlistat MK que cuesta 3 veces menos que el Xenical. Este lo que hace es evitar que el cuerpo absorba toda las grasa de los alimentos. O sea que con una dieta hipocalórica es muy efectiva.



Y mi horrendo hipotiroidismo me obliga tomar Levotiroxina Sódica así que a las malas subi la dosis...se supone que aumenta el metabolismo corporal...



Pues que este sea un elixir mortal, no sé...pero he tenido muy buenos resultados: He bajado 3 kilos en 4 días.

Ahora peso 60,2 kilos!!!

Los consumo así:
Por la mañana me tomo 2 pastillas de Levotiroxina de 50 mcg.
Antes de cada comida me tomo una pastilla de Orlistat.
Una vez en la mañana y una vez en la tarde me tomo 5 ml de Spiropent que tiene 10mcg de Clenbuterol.

El problema de Clenbuterol es que te hace temblar las manos, estas superhiperactiva, y te da algo de taquicardia...por eso no he podico aumentar la dosis...según lo que lei lo máximo que una mujer puede tomar es 80 mcg al día...pero hay que acostumbrar el cuerpo poco a poco sino es peligroso...también produce tolerancia en el organismo o sea que después ya no tiene el mismo efecto...por eso es mejor consumirla por 4 días luego descansar 4 días y así sucesivamente.

Mi mayor sueño es volver a mis 45 kilos...y si esto funciona ¿por qué no intentarlo?
Pensaran que estoy completammente loca o talvéz me entiendan...no sé...

lunes, 30 de abril de 2012

Katastrophal!!!

Juré que jamás iba a pesarme en las noches. Un simple consejo que me dieron en el gym y lo aplico como palabra sagrada es: No te peses después de haber hecho ejercicio porque tus músculos están inflamados y pesas más. Lo mejor es pesarse al levantarse y después de haber ido al baño. Lo juré, y ahora que lo hice me quiero morir, estoy pesando 65 kilos!!! Pero cómo coños?? Si ayer en la mañana pesé 63?? Será todo lo que comí:

Recuento de lo que comí ayer:

Desayuno: (Una porquería)
1 taza de Mocaccino sin leche
1 salchicha (no cualquier salchicha: una gigante, que parecía un chorizo) 170 kcal
1 arepa con queso (ni idea cuantas kcal, pero le pongo que unas 200)
Salsa de queso para la salchicha: 30 kcal por cuchara

Espero haber podido vomitarlo todo.

Almuerzo:

La maldita idea de llevar almuerzo al trabajo. La Camila anoréxica dice: Si no llevas plata ni comida al trabajo, simplemente no podrás comer en todo el día. La Camila gorda dice: Te vas a morir de hambre, tienes que trabajar todo el día y si no llevas ni plata ni almuerzo te vas a desmayar.

No sé porqué le sigo haciendo caso a la maldita Camila gorda de la que me quiero librar. Por su culpa llevé  lo mismo que desayuné pero peor:

2 salchichas gigantes: 340 kcal
1 arepa: 200 kcal aprox.
Salsa de queso: 60 kcal (2 cucharadas)
Dos vasos de agua de hierbas, cada una con un sobre de azúcar: 100 kcal

Y llegué a mi casa. Y apenas abrí la puerta de mi habitación, lo primero que vi fue la pesa. Corrí a quitarme la maleta de los hombros, la chaqueta y me subí sin pensarlo dos veces. Cuando veo que pasa el 65 me quedé inmóvil: 65 kg. 65 malditos kg!!

Ya ni siquiera puedo vomitar: me duele la garganta a la altura de las amígdalas y no sé si sea gripa o de tanto vomitar. Me asusta y me duele.

Quiero dormir para siempre o morir.





martes, 7 de febrero de 2012

Un día normal

Hasta ahora es un día normal, como todos. Me levanté hacia las 6:00 con la agradable sorpresa de ver a O. a mi lado. Los ultimos meses cambiaba su horario de trabajo y salía temprano como para no tener que verme. Como si me evadiera. Pero ahora siento que está cambiando, no sé si se deba a que yo he perdido peso. No sé. Lo importante es que me encanta dormirme o despertarme sabiendo que está conmigo, que apenas abra los ojos lo primero que voy a ver será a él a mi lado.

Siguiendo con el recuento del día: Salgo a las 7 am de mi casa, llego faltando 10 para las 8 a la oficina, salgo a la 1 a almorzar desmayada del hambre, pero sin demostrarlo (una de las principales claves del éxito es no demostrar que uno se está muriendo de hambre); así y todo O. me invita a almorzar. Escojo una ensalada césar:

Peso: 200 grs. Aprox.
Ingredientes: lechuga, queso parmesano, pollo a la plancha, aderezo y croutons.
Calorías: 230.
Me la devoro.
2 vasos de jugo de naranja por si acaso.
Dos bocados de postre.
Un café sin leche y sin azúcar.
Todo, o al menos eso espero, al sanitario.

Ayer O. me pesó y marcó 63 Kg. Esta mañana me pesé, sin ropa, apenas me levanté: 65 Kg. Eso me pasa por gorda y tragar todo lo que se me pasa por enfrente, por no tener fuerza de voluntad. Pensaba iniciar un ayuno esta semana, pero no se puede si O. siempre me invita a almorzar y no puedo decirle que no porque se forma una batalla campal que prefiero evitar y seguir engordando. Es más, empiezo a dudar que haya logrado llegar a los 63, porque él es quien siempre me pesa porque no alcanzo a ver los números por miope. Necesito urgentemente lentes nuevos o una báscula digital con números grandes.
Me acabo de dar cuenta que la cerveza trae 147 calorías. Tendré que empezar a fumar marihuana si quiero evadirme de este mundo, porque no pienso seguir tomando 147 calorías x 5 o 6 cada fin de semana.
En fin, cigarrillo, una vuelta a Movistar y de regreso, tengo que adelantar un informe, mañana debo entregar por lo menos el borrador y no tengo nada hecho.

jueves, 12 de enero de 2012

Llegando a mi (segunda) meta

Estoy feliz. Esta mañana me pesé y logré bajar a 65 kg. =) Estoy dichosa, ya voy 10 kilos por debajo, de modo que mido 165 cms y peso 65 kg... No me canso de repetirlo =) Mi siguiente meta son los 60. No peso eso desde hace 5 años, pero sé que no va a ser difícil... Mi meta final son los 45, pero por eso no me apuro, mientras vea que estoy bajando, no importa.
Estoy feliz!!


viernes, 6 de enero de 2012

Quod me nutrit me destruit

A veces quisiera perderme del mundo, simplemente desvanecerme. O al menos irme a la Patagonia (literalmente) donde nadie me conozca y hacer con mi vida lo que se me venga en gana. Comer o no comer. Vomitar o no vomitar. Morderme las uñas hasta que me sangren los dedos o dejármelas largas. Pero una cosa es querer y otra poder. Y sé que por mucho que quiera, no voy a poder dejar de morderme las uñas, ni de comer ni de vomitar lo que he comido.


Quisiera olvidarme de tantos recuerdo horribles, de quien alguna vez fui, quitarme todo eso de encima. Olvidarme de que siempre fui la excluída en todos lados: En el colegio por gorda, en el barrio por flaca, entre los vecinos por puta, entre los chicos que conocía por santurrona (lindas paradojas, ¿cierto? quizá algún día lo explique) y en mi familia por ser la menor de todos, por lo cual me consideraban con una especie de retardo mental propio de los niños. Quisiera olvidarme de mis hermanos (especialmente de mi hermana) llamándome anoréxica cuando aún no lo era y de mis compañeros de colegio diciéndome gorda mientras tanto. Y nadie se preocupaba por mí. Y aún ahora nadie se preocupa por mí. A todos les vale mierda si me dejo morir de hambre. O si me corto. O si me emborracho. O si dejo de hacerlo.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Inspirada y sin afán

Ya el cometido principal de este blog no se logró, pero tampoco fue tan malo. No había terminado de escribir la primera entrada cuando O., mi esposo, se dio cuenta de la existencia del mismo. Así de mala soy para ocultar cosas. Soy, como diría cualquiera que me conozca, totalmente transparente. Soy casi incapaz de engañar u ocultarle cosas a alguien, mejor dicho, en mí se aplica el sentido total del dicho: "Más rápido cae un mentiroso que un cojo"
Por eso mis compañeros en la universidad se dan cuenta de que no como, así les diga lo contrario, se dan cuenta de que las cosas no andan bien en mi mente, aunque aparente ser feliz; otra cosa es que les importe, pero igual, le importo a muy poca gente. Y como no puedo decírselo a nadie, abro un blog, además porque escribir un diario me parece levemente cursi y siempre soy super desorganizada con los papeles y algún día alguien puede terminar por encontrarlos. ¿Quién? Pues ni idea, porque, repito, a nadie le importo, así que así fuera la señora de la limpieza quien encontrara un eventual diario mío, le valdría hongo y cuando mucho lo dejaría en su lugar.

Hablando de mis amigos, anoche decidimos hacer la tercera versión de Ladies' Night, y aunque realmente no sé en qué terminó, al parecer fue un completo desastre:

Primero: Invitadas: G., N., M., K., A., y Camila* la organizadora oficial de los Ladies' Night. Sí. ¿han escuchado alguna vez ese "merengue" que dice: Soy un hombre divertido[...]? Bueno, dejémoslo en que si fuera hombre la cancioncita me vendría como anillo al dedo. Y no porque sea divertida (bueno, también) pero digamos que si hiciera un test de esos que mandan en cadenas y preguntaran las frases más mencionadas por mí serían:
- ¿Qué vamos a hacer?
- ¿A dónde vamos?
- Yo opino que podemos hacer una vaca

Und so weiter und so fort...

En fin, siguiendo con el cuento de la Ladies' Night, empecemos con que empezó mal, es decir: tarde. Mientras una de las reglas principales de un evento como estos es que lo más importante es que comience muy, pero muy temprano (digamos a la salida de clase, entre la 1 y 4 pm a más tardar) el de anoche empezó después de las 8. Y una muy mala idea: Vamos a la Primera de Mayo. No es nada personal en contra de este sitio, incluso yo estuve de acuerdo en ir allá, pero otra de las reglas de una reunión exitosa con amigos dice: " Jamás se irán a un sitio al que deban acceder en un medio de transporte"

Para no hacer más largo el cuento, llegamos a la mencionada calle, entramos a unos 5 sitios distintos y salimos por mentirosos:

Escena no. 1: Sigan, sigan a xxx bar, hay barra libre para las niñas toda la noche, trago de cortesía (?) show de striptease, está repleto el bar. - No entiendo, si hay barra libre, uno para que *** quiere un trago de cortesía? - Obviamente nada de lo anterior solía ser cierto. Hasta que dimos con uno, no era una gran maravilla, pero al menos nos dieron el trago de cortesía y la pola era barata.

Charlamos, bailamos y G. levantó... fué la única a la que le cayó algo, porque el resto de nosotras no tenemos la buena suerte para que nos caiga ni un rayo. (Con lo gorda que estoy no levanto ni polvo). Resulta que el levante de G. era el dueño del bar, quien empezó a llenarnos de trago, pero resulta que mi hígado ya no es el de antes además un ayuno 3 días...mortal...y ahora con 5 cervezas que me habia tomado en el transcurso de la noche, estaba que no daba más. Y así, bastante fracasada fue la Ladies' Night de anoche. A O., mi esposo, obviamente no le gustó ni 5 y hasta hoy está... dejémoslo en "disgustado"

Y ahora, después del tradicional guayabo y una comida en Crepes (sí, sí, rompí mi maldito ayuno), estoy arreglando un libro que tengo que leer para entregar un informe.

Creo que es todo.

martes, 13 de septiembre de 2011

EL RENACER DE CAMILA

¿Por qué quiero volver a abrir mi blog? Porque quiero reencontrame con ANA y MIA. Volver a ser una princesa. Volver a mis 45 kilos. Camila no es mi nombre real. Me gusta más así, más anónimo, sin nadie que me pueda juzgar ni señalar en las calles y evitar ser el tema de conversación en las fiestas. Me gusta que hablen de mí; que la gente me conozca, pero así es mi vida, una eterna rivalidad entre lo que odio y lo que amo. Es posible que en un minuto sea la persona más extrovertida del planeta, pero al minuto siguiente quiero que me dejen sola y encerrarme en mi casa. Quiero y no quiero.
Una máscara ante cada persona que me rodea, como toda ana que se respete.
Peso 75 kilos. Tengo 2 hijos. Martin y Sofia. Son mi adoración pero por dedicarme a ellos me he descuidado muchísimo. Ellos no tiene la culpa Sólo yo. Siento que mi esposo O. me detesta porque soy una pinche gorda horrenda. Aquí les dejo una foto para que sepan cuando yo era una verdadera princesa. Las de este año me averguenzan así que disculpen por no mostrarlas.